Homenaje a Nuestros Compositores

Instrumental

Hernando Sinisterra Gómez

Fotografía del maestro Hernando Sinisterra con actrices de la  película "La María" de la cual fué protagonista.

Hernando Sinisterra Gómez (1897-1958), es sin duda alguna, un maestro que trasciende la barrera del tiempo. Su creación musical que sucede en su gran mayoría en el periodo de los inicios de la industrialización de la ciudad de Cali (1930-1950), evidencia una producción artística enmarcada en el qué hacer cotidiano externo de lo que ocurre en su urbe:  bailes de los clubes, salones privados, y pequeños teatros, en contraste con el mundo interno de un compositor cuyas obras evocan la influencia de un movimiento romántico que expresó muchas veces en su piano.

 

 

Este trasegar musical que también aconteció en la “hacienda Los Limones”, lleva al oyente a conocer en profundidad a un hombre de gran sensibilidad estética, que bebió los aportes musicales de su madre María Josefa Gómez, y de su hermana Leonor. Así como los aprendizajes recibidos de los hermanos Buenaventura y Abercio, del maestro Julio Valencia, y del maestro Estea, para luego continuar explorando él mismo desde su férrea convicción musical, lo que lo convierte en músico de estilo propio que identifica un qué hacer de la ciudad en la primera mitad del siglo XX.

Fotografía de la acuarela de la pintora vallecaucana Lucila Negrete recreando la hacienda "Los Limones" propiedad del maestro Hernando Sinisterra.

Director de la Banda del Batallón Pichincha, creador y director de la Orquesta Cali y del Quinteto La Unión Musical, Sinisterra cuenta con un importante inventario de obras para piano, orquesta, coro y banda, cuyo espectro comprende desde del fox trot, one step, two step, potpourrí, oberturas, intermezzi, hasta una misa de Réquiem, pasando por pasillos, bambucos y danzas. También compuso himnos encargados por diversas instituciones, y continuó con las obras de pequeño formato de herencia europea como marchas, pasodobles, mazurkas, valses y polcas.

 

Las primeras grabaciones de sus obras se realizaron fuera de Colombia por la casa Víctor, que tenía su representación en Cali con Federico Burkhardt. Escuchamos en este programa los pasillos Baby, Topacio, y Tierra Caucana, (grabados por la Víctor antes de 1950 ), el pasillo Frenesí, obra del concurso de música colombiana Fabricato (1948); El bambuco En mis montañas (grabado por la Víctor en 1935), el bambuco Pellares, que invita a imaginar nuestras aves nativas, las danzas: Sensitiva y Ondilia, en las que se expresa el carácter romántico, heredado de la literatura musical del siglo XIX europeo. En las notas biográficas de Sinisterra, se manifiesta su inclinación hacia la música del Romanticismo decimonónico y la cercanía con las obras de Chopin y otros compositores que trabajaron miniaturas para el piano. Los Fox Lulú y Rayito de sol, cuyo formato instrumental original era violín I y II, flauta, corneta en si bemol, clarinete en si bemol y trombón bajo, hoy se presentan en ensamble de viento y en requinto. Las marchas Relator, Tren expreso, muy interpretadas y grabadas en distintos formatos, Zaza y Unión Musical, esta última dedicada a su grupo artístico.

La cuidadosa factura de sus obras, la imprompta de su trabajo melódico, independiente del aire o ritmo en el que está escrito, permiten que luego de seis décadas, se puedan realizar adaptaciones instrumentales y arreglos, sin que se pierda la esencia de esta música.

 

Sesenta años después de haber partido, Hernando Sinisterra sigue presente, cada vez con mayor vitalidad, cuando tenemos la oportunidad de conocer, interpretar y difundir su legado. El compositor no tuvo la pretensión de posicionar su música dentro del movimiento nacional, tan en boga en la primera mitad del siglo XX en Colombia, sin embargo, es ahora una importante muestra de la música andina colombiana. Volver el rostro a lo que somos, mostrar a quienes vienen creciendo, toda este ADN cultural, es como lo observa Castelo Branco (2000) un fenómeno cultural, social dinámico, una forma de expresión y finalmente un producto de lo que somos y llevamos por dentro.

 

Adentrémonos en estas inmensas montañas y valles sonoros, que dan cuenta del carácter conexo del concepto de estilo nacional que guarda relación no solo con el modo en el compositor escribe su música, la influencia de la tradición, la función, el contexto y su interpretación. Seamos esa cuerda pulsada, ese sonido que traspasa el viento, esa placa que golpea discretamente lo profundo de nuestras fibras y fundámonos en eso que todos somos: Música…buena música.

Política de Privacidad y Protección de Datos

Copyrigth Funmúsica - Todos los Derechos Reservados - 2018

Diseño Responsivo

Eleuterio Gómez Valencia - Neuquén Capital  - Neuquén - Argentina